Origen y características

Entre los años 1450  y 1500 aproximadamente, comienza a generarse una producción enorme de libros, gracias a la invención de esta nueva maquinaria que es la imprenta. Dichos libros se convierten, entonces, en objetos costosos, apetecibles y que representan un fragmento singular de la historia de la humanidad.

Todos los libros impresos en ese período, son considerados “incunables”, proceden de unas 1200 imprentas (distribuidas entre más de 250 ciudades) y presentan características que les son propias y que permiten su identificación.

Algunos autores citan como el primer incunable, el Kronika Trojanska de Guido de Colonna (1468) que es además el primer libro escrito en lengua checa, llamando la atención por ser un libro de carácter profano y no religioso, como serán la mayoría de los aparecidos después. Otros, nos hablan de El Misal de Constanza de 1449 impreso por Gutenberg, o La Biblia de 42 líneas del mismo Gutenberg (1450), del Sinodal de Aguilafuente, de Heidelberg, (texto en español de 1472), etc.

Las características más importantes a tener en cuenta para reconocer un incunable son:

  • El material: el papel en el que se imprimió. El más utilizado fue el de trapo, grueso y amarillento en un principio.
  • El Íncipit y el Éxplicit: palabras latinas que nos remiten al comienzo y al final de las palabras impresas en el escrito.
  • Las letras capitales: que en general eran escritas o dibujadas a mano por expertos miniaturistas.
  • La ausencia de portada o foliación: la falta de paginación y de portada, comenzando los libros en la primera página (de ahí la importancia del íncipit).
  • Los signos de puntuación: en general no se utilizaban y eran diferentes a los actuales. El punto era un cuadrado o un rombo, la coma era un trazo oblicuo, etc.
  • Los márgenes: amplios, que permitían escribir notas en ellos.
  • Los textos en caracteres góticos: estos libros se limitaban casi exclusivamente a estos caracteres.
  • La marca del impresor: características de diseño de letras o símbolos con los cuales se identificaban al final del libro (logotipos).
  • Encuadernación y tamaño: libros de gran formato y en general con encuadernación de pergamino, habiéndose utilizado también la madera, el cartón o la piel. También podían ser adornados con herrajes de metal.

Anuncios

Acerca de labuenapalabra

Sur...música...libros... Soy una estudiante de Bibliotecología de Lago Puelo, en la Patagonia. Entre los sonidos de la naturaleza, el amor a los libros...
Esta entrada fue publicada en Incunables y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Origen y características

  1. Sergio dijo:

    Muy interesante la nota y el aporte histórico, así como las estadísticas y los detalles de todo lo concerniente a lo “incunable”. Felicitaciones por todo esto y por una muy buena cursada. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s